Inicio Sanación Energetica Ejercicios energéticos para sanar el útero

Ejercicios energéticos para sanar el útero

0
7636
ejercicios energéticos útero

Ejercicios energéticos sanar útero

Según la medicina tradicional china, es posible liberar al útero de energías negativas que allí se han ido acumulando y de esta manera tener más vitalidad y disfrutar de una sana identidad femenina.

El útero es parte del sistema reproductivo de la mujer. Durante la etapa fértil de tu vida, da lugar cada mes a la menstruación, si el óvulo no ha sido fecundado. De lo contrario, será el hogar donde se irá gestando una nueva vida.

Generalmente, no nos damos cuenta de cómo nos afectan las emociones en el día a día, especialmente las negativas como la tristeza, miedo, rabia, decepción, dolor y frustración. El cuerpo va absorbiendo todo esto y es así como los órganos internos se pueden ver afectados por nuestras emociones.

Según la medicina tradicional china, el útero, junto con los ovarios, es el centro clave para la generación de la energía en la mujer. La energía luego se transforma en energía vital (chi), indispensable para la salud del organismo. Por ello, las prácticas para relajar y liberar el útero de energías y emociones negativas recargan y revitalizan todo el cuerpo, e inciden favorablemente en la identidad femenina. De acuerdo a quienes practican las terapias holísticas, este tipo de ejercicios te puede ayudar a prevenir dolencias y disfunciónes del útero tales como los fibromas, la endometriosis, problemas en el cuello del útero, entre otras.

Para iniciar estas prácticas, necesitas primero establecer una conexión con tu útero. Por lo general, te acuerdas de él sólo cuando viene la menstruación, te duele y, por supuesto, cuando estás embarazada. Sin embargo, por lo general las mujeres estamos desconectadas emocional y cognitivamente de nuestro útero.

A continuación, hallarás tres ejercicios para despejar tu útero de estas energías perjudiciales. Si los realizas periódicamente notarás cambios positivos en tu estado emocional, en tus relaciones interpersonales y en tu identidad como mujer: Más balance emocional y fuerza interior, Aumento en la energía y vitalidad física, Reglas menos dolorosas o sin dolor alguno, Más capacidad para disfrutar y sentir la relación con tu cuerpo, Mayor facilidad para experimentar sensaciones, Mayor creatividad, Mejor conocimiento de tus propias reacciones, necesidades y prioridades.
Para comenzar tus ejercicios, lo primero que necesitas hacer es aprender a ubicar tu útero y a sentirlo en tu cuerpo, desde adentro.

1. Encuentra tu útero y llénalo de buenas energías

Coloca tus dedos pulgares sobre tu ombligo y luego une tus dedos índices cerca del pubis. El espacio que quede entre ambas manos corresponderá, más o menos, al útero. Visualiza allí, siéntelo. Respira suave y profundamente, mientras ves y sientes tu útero como si estuvieras dentro de él. Frota tus manos entre sí hasta que se genere calor y vuelve a colócalas sobre tu vientre para enviar energía cálida a tu útero. Siente cómo tu útero se llena de esta profunda e íntima calidez. Siente cómo tu útero responde a esta agradable caricia. Haz este ejercicio con amorosa intención.

2. Relaja por completo tu útero

Contrae los músculos de tu piso pélvico, como si estuvieras conteniendo la orina, partiendo desde tus genitales externos, hacia arriba, pasando por la vagina y finalmente llegando hasta tu útero. El útero es un órgano muscular, y cuando lo contraes la parte inferior de tu vientre se mete hacia dentro. Después de unos segundos de contracción, espira con relajación (Ahhhhh!) y suelta completamente los músculos del útero y toda la zona pélvica. Repite dos veces más.

3. Limpia tu útero de energías y emociones negativas

Imagina que inspiras luz blanca (o de tu color preferido) hacia dentro de tu cuerpo y que luego, al espirar, diriges esa luz hasta tu útero. Sonríe, mientras sientes cómo tu útero se va llenando de esa radiante y vibrante energía. Cuando sientas que tu útero se encuentra rebosante de luz, visualiza tus piernas como dos columnas de energía que te conectan por tus pies con el suelo, la Madre Tierra. Descarga ahora, con cada espiración cualquier tensión, dolor, emoción negativa y energía densa que pudiera estar atrapada en tu útero. Siente cómo se liberan la tristeza, el resentimiento y toda otra emoción y sentimiento negativos que hayas acumulado a lo largo de tu vida en este importante centro de tu feminidad.

Fuentes: Chia, M. y Carlton A., R. (2006)

No hay comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here