CONOCE EL NOMBRE DE TU ÁNGEL

0
167

Los ángeles tienen como misión protegernos de tantos peligros que nos rodean. Además, los necesitamos porque nos ayudan a encontrar el camino que debemos seguir, a entender las enseñanzas y a valorar todo lo que tenemos.

Pero, más que nada, debemos conocer que su principal función es ser un gran amigo para nosotros.

Ellos también son una consciencia encarnada de nuestros actos, jamás nos van a regañar. Nos preguntan sobre nuestras acciones, pero con el fin de que reflexionemos en lo que hemos hecho.

A continuación conoceremos un poco más sobre ellos, por ejemplo, cómo saber su nombre, cuántos ángeles tenemos y quiénes son los arcángeles.

¿Cómo se nos asigna quién será nuestro ángel?

Mucho antes de nacer ellos ya están con nosotros. Quién escogió a quién es como querer saber quién creó a Dios. Los Maestros señalan que nosotros escogimos a nuestros ángeles dependiendo de las necesidades que tenemos como seres universales y ellos igual por la necesidad que tienen de realizar su misión.

Una vez le preguntaron a un Maestro muy sabio  si los ángeles eran felices ayudando, viviendo sólo para estar al pendiente de nosotros:

“Estos seres están viviendo una vida plena para ellos. No hay nada que sea más satisfactorio y que les dé más felicidad que estar con ustedes y ayudarles. Es la misión que tienen que cumplir, es una necesidad que sienten porque es su esencia”.

“Ellos son ángeles porque es parte de su desarrollo como seres. Además, sí están viviendo su propia vida porque son parte de ti, de lo que haces y sientes.

“No creas que sólo tu ángel te ayuda a ti, tú también lo ayudas a él. Todos ustedes lo hacen, son los mejores amigos de su ángel. Le dan consejos de lo que deben de hacer. Es un mutuo necesitarse. Es algo de los dos”.

¿Cuántos ángeles tenemos?

Cada ser tenemos tres ángeles, el ángel de la guarda es el más cercano, ya que es individual, uno para cada persona.

El ángel guía, en cambio, se comparte con tres personas más, por lo general con miembros de la familia, con hermanos o hijos, por ejemplo. Ellos lo que más hacen es unir a las familias, sentar una base de energía y amor en el lugar donde se nace.

El tercero, es el ángel director, quien ve a varias personas que llevan un mismo tipo de vida o de necesidades. Éste se encarga de encontrar de qué forma nos ayudan nuestros otros tres ángeles.

Ellos tres forman la trinidad de protección. Pero el que siempre está más cercano es el de la guarda.

No hay ninguno que sea más que otro, simplemente la experiencia es la que conduce a ocuparse de ciertas funciones.

¿Alguien que muere puede convertirse en nuestro ángel?

No, no puede ser un ángel porque ésa no es su misión, ya que su anterior vida fue como persona y no como esencia de ángel, como ocurre con este tipo de seres.

Si muere alguien muy cercano siguen teniendo esa relación de amor contigo y siempre tratará de protegerte lo más que pueda. Es como si se convirtiera en una ayuda extra.

Nosotros no podemos ser ángeles, pero sí podemos ayudar en muchas formas después de habernos ido del planeta.

Pero tu ángel siempre será el mismo y lo ha sido desde que te crearon como alma en el universo.

¿Los ángeles tienen forma?

Tienen una esencia parecida a la nuestra. Algunos tienen alas, pero no porque las usen para volar. El significado universal de las alas es la libertad, la unión y el abrazar todo, ser tú mismo y ser libre. Incluso hay una especie de logotipo en el universo que nos identifica a todos y que contiene unas alas.

¿Cómo nos protegen?

Primero debemos recordar que todo es energía. Nuestros sentimientos y sensaciones son energía que vamos sacando y que actúan sobre nuestro cuerpo físico.

Es importante tratar de reconocer las energías de las personas, de los lugares a donde vas, donde trabajas, para estar siempre en sitios que te ayuden y no te dañen.

Lo mejor, cuando sientas que una persona te puede causar algún daño, es cubrirte con tu propia energía, pero también hablarle a tu ángel.

Los ángeles son nuestros mejores amigos, son los seres de luz que nos ayudan cuando se los pedimos, porque se basan más en lo que les solicitamos.

En ese momento le debes pedir que te cubra y te proteja y de inmediato él va a tratar de usar todo lo que pueda mover para ayudarte o alejar a la persona que está contigo.

Aparte, si estás con una persona que sientes que te manda algo negativo o te hace sentir incómoda, háblale al ángel de esa persona y pídele que no lo deje que te mande esa energía.

¿Cuál es el nombre de nuestro ángel?

Esto lo puedes conocer cuando tienes más consciencia de tus conversaciones con tu ángel. Pero no es tan complicado, porque hay ocasiones en que traemos en la mente algún nombre o letras y pensamos “¿qué será?”, y muchas veces no es otra cosa que el nombre de nuestro ángel.

Cuando uno logra saberlo es buenísimo porque podremos invocarlo mejor. Al hacerlo así nos llenamos de una luz muy fuerte de protección y amor.

Hay otras formas de saberlo, pero lo ideal es que lo recuerdes de tus sueños o viajes astrales. Antes de dormir, puedes decirle:

“Angelito, quiero saber tu nombre, si lo puedo saber hazme recordarlo o guíame hacia claves que me hagan saberlo”.

El inconveniente es que la mente no acepta la existencia del ángel porque dice “¿ángel? no lo puedo tocar, no lo puedo ver: no existe”. Es nuestro principal obstáculo para acercarnos a él o llegar a saber el nombre.

Pero si en un momento logramos distraerla y actuamos más de corazón es cuando se dará el enlace con el ser interno y podremos llegar a saberlo de manera espontánea.

A veces los ángeles nos dan esos instantes claves y si no los aprovechamos, nos los borran porque entonces no es propicio que los tengamos todavía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here